New image

Jesús Eucaristía

La Eucaristía es el Sacramento de la máxima generosidad de Dios que nos llama y nos invita a convivir con Él y con el prójimo. No dejemos solo a Jesús en la Eucaristía, que siempre tengamos la delicadeza con El de visitarlo durante el día. Cuando te encuentres cerca de un sagrario piensa, ahí está Jesús y desde ahí te ve, te oye, te llama, te ama.

Dios está en el sagrario por nosotros, para hacernos compañía, fortalecernos, consolarnos y llenar nuestra vida. Jesús en la Eucaristía está cautivo de amor, allí hay un prisionero en la cárcel pequeña del sagrario, donde Cristo nos espera cada día; "estoy aquí, ven que te espero que me gusta compartir tu alegría y llenarla para que sea completa, más honda y duradera".

Por eso te invito a visitar a Cristo en la Eucaristía, a solas con El, desahoga tus dificultades y desalientos.

Cuando tengamos una dificultad en vez de sumergirnos en nosotros mismos deberíamos visitar a Jesús en el Sagrario. Jesús en la Eucaristía quiere ser tu amigo, tu compañero, tu vida, tu camino, tu paz y perdón. Comulgar debe ser mi mayor deseo y la Misa prioridad de vida, visita al santísimo y encontrarás el amor de Jesús que cura el mal y llena de fuerza la vida. "La Eucaristía es la maravilla más grande de la que podamos disfrutar en este mundo". Benedicto XVI.

ORACIÓN

Señor, en el comienzo de este nuevo día, acepta mi postura de persona que se hace, mi resolución de caminar fuerte, de ser testimonio, de darme.

Sé que la alegría existe, que la luz brilla, que el amor une. Y yo quiero ser alegría, luz y amor para cuantos me rodean. Quiero hacer de mí caminar una marcha hacia Ti, sin miedo de ser cristiano, sin miedo al qué dirán, sin retroceder en la vida.

Señor, en el comienzo de este nuevo día, marcho hacia Ti confiadamente, sembrando alegría, luz y amor.

Señor, concédeme la gracia de servirte hoy mucho mejor que ayer. Así sea.